martes, 20 de febrero de 2018

Nueva obra de Ramírez Ibáñez

   Nueva obra del ilustre pintor Manuel Ramírez Ibáñez. Titulada “Escena galante junto a estanque”,  se trata de un óleo sobre lienzo de medianas dimensiones,(50,5 x 39 cm.), ejecutado en 1877. Recrea el maestro arjonero en esta ocasión a tres jóvenes ataviados con elegantes trajes de época ambientados en un entorno escenográfico de clara connotación neoclásica.
   De ese mismo año fueron sus creaciones "Muerte de Pizarro", "La Sagrada Familia" y "Las tentaciones de San Antonio", cuadros todos de inspiración histórico-religiosa que nada tienen que ver con la obra que ahora reproducimos. En ese sentido, “Escena galante junto a estanque” parece más bien un precedente de "El jardín del amor" y "Elegante con palomas", composiciones de acusada similitud temática, recreadas por el artista de Arjona dos años después, en 1879.



    La imagen de portada pertenece a la casa de subastas artnet.    

sábado, 27 de enero de 2018

TAL DÍA COMO HOY DE 1919: El General Diego Muñoz-Cobo toma posesión del cargo de Ministro de la Guerra



    Tal día como hoy de hace 99 años tomó posesión en el Palacio de Bellavista del cargo de Ministro de la Guerra el General Diego Muñoz-Cobo Serrano, nombrado por el Gobierno de Álvaro de Figueroa y Torres, Conde de Romanones. 
    La prensa de la época se hacía eco del acontecimiento y recogía los actos protocolarios de la jura del cargo y su posterior toma de posesión, así como el contenido de la breve y elogiosa alocución pronunciada por su antecesor en el ministerio, el General Berenguer, y la contestación que le dedicó agradecido el flamante ministro. La noticia recogía también una reseña biográfica del ilustre militar arjonero con los hechos más relevantes de su expediente militar.   


Recorte de prensa de La Correspondencia Militar (27-1-1919)

Imagen publicada en El Día (27-1-1919) 

Fotografía publicada por ABC de la toma de posesión, (28-1-1919)

     Al conocerse en Arjona la noticia de su nombramiento, fue designado Presidente honorario de los Círculos Mercantil Agrícola, Artístico y de la Sociedad de Ilustración de Obreros; la banda de música tocó por las calles del pueblo y las campanas de las iglesias repicaron en su honor, el vecindario colocó colgaduras en los balcones de sus casas y el Consistorio hizo lo propio poniendo su retrato en el balcón principal. También adoptó la decisión de apadrinar al niño que había nacido ese mismo día, poniéndole el nombre del ilustre militar arjonero y abriéndole una cuenta en la Caja Postal de Ahorros con la cantidad de 100 pesetas.
    Con posterioridad, el 1 de marzo, el ministro recibiría en el Palacio de Buenavista, a una nutrida comisión de Arjona encabezada por autoridades civiles y militares, familiares y responsables de los Círculos y Sociedades arriba mencionadas. La prensa también recogería los pormenores de esta visita.

Reseña informativa publicada por el diario ABC el 4-1-1919 

    El General Diego Muñoz-Cobo permanecería al frente del Ministerio de la Guerra hasta el 16 del abril de ese mismo año, coincidiendo su relevo con la caída del gabinete presidido por el Conde de Romanones, que cedía sus funciones al gobierno conservador de concentración liderado por Antonio Maura.

Noticia del cese ministerial del Gral. Muñoz-Cobo. (La Acción, 16-4-1919)


Retrato en óleo sobre lienzo del Gral. Diego Muñoz Cobo realizado por el pintor 
Julio Romero de Torres el mismo año en que desempeñó el cargo de Ministro 
de la Guerra. Tiene unas dimensiones de 130 cm. de largo por 99 cm. de ancho.

    Para honrar su memoria, el pueblo de Arjona rotuló con su nombre su principal espacio público, también conocido como Paseo de San Martín, le dedicó la calle donde se halla ubicada la casa donde nació y, sufragó por suscripción popular, la Gran Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.
Casa natal del General Muñoz-Cobo

Calle dedicada al General Muñoz-Cobo

Paseo del General Muñoz-Cobo en la actualidad

  
    Fuentes:
     -La imagen de portada pertenece a la revista semanal ilustrada Oro de Ley, edición del 2-2-1919.
    -ARJONA: GALERÍA DE PERSONAJES. Antonio Rivas Morales. Granada, 2013.
    -La Correspondencia Militar.
    -El Día.
    -ABC.
    -La Acción.
    -Fotos de archivo del Blog.


miércoles, 24 de enero de 2018

Evolución demográfica ligeramente positiva en Arjona entre los años 2000 y 2017


    Según los últimos datos oficiales publicados la semana pasada por el INE, (Instituto Nacional de Estadística), el municipio de Arjona contaba a comienzos de enero de 2017 con una población de 5662 habitantes, -2863 mujeres y 2799 hombres-, lo que supone un descenso de 29 personas con respecto a la misma fecha del año anterior.
    En el siguiente gráfico, mostramos la evolución demográfica experimentada por la población arjonera en el periodo comprendido desde el 1-1 -2000 al 1-1-2017.

Gráfica de la evolución demográfica de Arjona en el periodo 2.000-2017

    Una simple observación de la gráfica nos permite delimitar dos periodos bien diferenciados: 
    Una etapa de crecimiento vegetativo positivo (de 2000 a 2007) que arroja un aumento de población de 192 habitantes (de 5634 se pasa a 5826); en 2008 se mantiene el censo invariable, y, a partir de ahí, (2008-2017) se inicia una segunda etapa de declive sostenido, que totaliza una pérdida poblacional de 164 habitantes, (de 5826 se desciende a 5634).
    Considerando el ciclo demográfico completo, (2000-2017), la localidad de Arjona ofrece, no obstante,  una evolución demográfica ligeramente positiva,(28 habitantes censados más), lo que representa un aumento porcentual del +0,49 % de la población inicial.
    En la tabla siguiente se recoge la tendencia poblacional durante el periodo en estudio de todas las localidades de la comarca de la Campiña Norte, a la que pertenece Arjona. Por comparación, es fácil observar el comportamiento de cada una de ellas.

Tabla comparativa de la evolución demográfica en los municipios 
de la comarca de la Campiña Norte en el mismo periodo

    Fuentes: 
    La imagen de portada pertenece al archivo del Blog. 
    La gráfica de la evolución de la población de Arjona se ha tomado del Instituto Nacional de Estadística, (I.N.E). 
    La tabla comparativa es de elaboración propia.




sábado, 20 de enero de 2018

TAL DÍA COMO HOY DE 1273: Muere en la vega de Granada el Rey Alhamar


       El veinte de enero de 1273, moría a los 77 años de edad el rey Alhamar, ilustre monarca moro nacido en Arjona, fundador de la dinastia Nazarí y primer impulsor de la construcción del palacio de la Alhambra.
     Su óbito se produjo al atardecer del mencionado día, después de la oración, al caer de su caballo cuando partió de Granada al frente de una expedición para castigar a los sublevados walis de Málaga, Guadix y Comares, (1), que habían invadido sus fronteras. El fatal accidente degeneraría en una congestión y vómito de sangre, que acabó con su vida en una improvisada tienda de campaña, en la vega granadina.
       Su cadáver, embalsamado y colocado en ataúd de plata, fue enterrado en la mezquita mayor del Albaicín, aunque más adelante sería trasladado a la rawda de la Sabica, en la Alhambra.


Escudo de armas de la dinastía nazarita

     Sobre su sepultura se grabó el siguiente epitafio:
    «Este es el sepulcro del Sultán alto, fortaleza del Islam, decoro del género humano, gloria del día y de la noche, lluvia de generosidad, rocío de clemencia para los pueblos, polo de la secta, esplendor de la ley, amparo de la tradición, espada de la verdad, mantenedor de las criaturas, león en la guerra, ruina de los enemigos, apoyo del Estado, defensor de las fronteras, vencedor de las huestes, domador de los tiranos, triunfador de los impíos, príncipe de los fieles, sabio adalid del pueblo escogido, defensa de la fe, honra de los reyes y sultanes, vencedor por Dios».
     La historiografía, islámica y cristiana, nos ha dejado detallada  y minuciosa información de su impronta, de su legado y de la rica personalidad del que fuera alcaide de Arjona y Jaén, en su doble vertiente, humana y política. Semblanzas que vienen a cincelar su auroleada figura de personaje valeroso, magnánimo, prudente y docto.  Reproducimos algunas de ellas:

Ibn al-Khattib,(1313–1374); poeta, escritor, historiador, filósofo y político andalusí:
  
    “En cuanto a sus costumbres, era un varón ciertamente admirable; siempre fue considerado como militar insigne y lleno de valor y entereza; enemigo del ocio y nunca aficionado al descanso; pobre en el recibir y príncipe muy frugal; muy experto en la guerra y, al mismo tiempo, sutil; y por su autoridad, digno de respeto; general expertísimo y gran menospreciador de las diferencias, y moderado en sus costumbres”.


Vista aérea de la Alhambra de Granada. El Rey Alhamar fue su primer impulsor

Washington Irving, (1783 – 1859). Escritor romántico estadounidense.

    “Su reinado fue una larga serie de sucesos prósperos para sus súbditos. Dio el mando de sus numerosas ciudades a aquellos que se habían distinguido por su valor y prudencia y que eran más estimados del pueblo; organizó una política vigilante y estableció leyes severísimas para la administración de justicia.
    El pobre y el oprimido eran siempre admitidos en audiencia, y los atendía personalmente, protegiéndolos y socorriéndolos. Fundó hospitales para ciegos, ancianos y enfermos.
    Estableció también carnicerías y hornos públicos.
    Trajo cañerías de agua a la ciudad, mandando construir baños, fuentes, acueductos y acequias, para regar y fertilizar la vega. De este modo reinaban la abundancia y la prosperidad en su hermosa ciudad; sus puertas se vieron abiertas al comercio y a la industria, y sus almacenes estaban llenos de mercancías de todos los países…
    … Aprovechó los intervalos de tranquilidad que la guerra le dejaba, para fortificar sus dominios y pertrechar sus arsenales, protegiendo al mismo tiempo las artes útiles, que dan a las naciones riqueza y poderío. Concedió asimismo premios y privilegios a los mejores artistas, fomentó la cría caballar y de otros animales domésticos, y la agricultura, aumentando la feracidad natural del terreno, por su iniciativa, haciendo que los hermosos valles floreciesen como el más bello jardín.
    También concedió grandes privilegios al cultivo y fabricación de la seda, hasta que consiguió que los tejidos hechos en Granada sobrepujasen a los de Siria en finura y belleza de producción.
    Igualmente, hizo explotar las minas de oro, plata y otros metales encontrados en las regiones montañosas de sus dominios, y fue el primer rey de Granada que acuñó monedas de oro y plata con su nombre, poniendo gran diligencia en que los cuños estuviesen hábilmente grabados…
    …Comenzó el magnífico palacio de la Alhambra, inspeccionando él mismo su construcción… y dirigiendo sus trabajos.
    Aunque espléndido en sus obras y grandes empresas, era modesto en su persona y moderado en sus diversiones. Sus vestidos no eran fastuosos, sino tan sencillos, que no se distinguían de los de sus vasallos.
    Pasaba la mayor parte del día en sus jardines, y especialmente en los de la Alhambra, que había enriquecido con las plantas más raras y las flores mas hermosas y aromáticas, y allí se deleitaba en leer historias o haciendo que se las leyesen, y, en los momentos de descanso, se ocupaba de instruir a sus tres hijos, a quienes había proporcionado los maestros más ilustres y virtuosos…
    …Conservó sus facultades intelectuales y su vigor hasta una edad avanzada…”  


Alhamar y Fernando III 'el Santo'. Cerámica de la Plaza de los Coches

Modesto Lafuente y Zamalloa, (1806 – 1866). Periodista, historiador y escritor satírico, académico numerario de la Real Academia de la Historia:
  
   «Tenía ben Alhamar eminentes dotes de príncipe, y sabía regir con tino y prudencia su reino. En los años que disfrutó de paz, antes y después de la muerte de San Fernando, hizo florecer las artes, el comercio y la industria; merced a su protección tomó fomento la agricultura, multiplicáronse los productos de la tierra, perfeccionáronse las manufacturas, cultivábase con provecho la minería y recibieron considerable aumento las rentas del Estado; con sabias leyes; y con premios y exenciones concedidas al mérito y a la laboriosidad se estimubala a la aplicación a sus vasallos. 
    Las letras tenían en él un protector generoso, erigiéndose escuelas, se fundaban colegios, y los maestros y profesores eran anchurosamente remunerados; el desarrollo intelectual marchaba al nivel de la prosperidad material: él mismo visitaba los talleres, inspeccionaba las escuelas y colegios, examinaba el estado de los baños públicos, entraba en los hospitales y se informaba personalmente sobre el esmero o el descuido con que se asistía a los enfermos: y el mismo que como soberano daba audiencia dos días a la semana indistintamente a ricos y a pobres oyendo las quejas y las reclamaciones de todos para fallar en justicia, se mezclaba modestamente entre los albañiles y obreros que trabajaban en la construcción del gran palacio de la Alhambra. 
    Con un príncipe de tan altas prendas, que por otra parte acogía favorablemente a todos los refugiados musulmanes que a millares acudían cada día a su reino de las ciudades conquistadas por las armas cristianas, el pequeño Estado granadino, circunscrito a estrechos límites, pero rebosando de población y gobernado con sabiduría recordaba el esplendor y traía a la memoria el brillo del antiguo imperio de los califas».


Monumento erigido al rey Alhamar en mayo de 2001,
obra del escultor granadino Cayetano Aníbal González

Miguel Lafuente Alcántara, (1817 -1850). Abogado, político e historiador español, 
académico de la Real Academia de la Historia. Caballero de la Orden de Carlos III:

    «El carácter y costumbres de Alhamar pudieron servir de modelo a príncipes: afable en su trato privado, era riguroso y enérgico desde el momento que montaba a caballo o empuñaba la lanza al frente de sus escuadrones. 
    En campaña atendía más a la seguridad y satisfacción de sus soldados que a su propio regalo y conveniencia: frugal y económico en el arreglo interior de su palacio, desplegaba el lujo y magnificencia de un príncipe asiático cuando tenía que presentarse a sus pueblos con la investidura de rey. 
    Su gallarda figura, su animado rostro, su perspicaz mirada, sus modales agradables, despertaban tanta simpatía como respeto; su gentileza le granjeó mucha fama entre todos los caballeros moros y cristianos; no se presentaba en la plaza del torneo, jinete mejor plantado, ni se veía una lanza más segura, ni brazo más firme, para refrenar el caballo o coger la mejor cinta; sereno en el campo de batalla, cargaba al frente de sus soldados y sus armas eran las primeras que se teñían de sangre enemiga. Al volver de sus gloriosas expediciones oraba en las mezquitas antes de pisar los umbrales de su harén».


Detalle del monumento dedicado al rey Alhamar 

Francisco Pi y Margall, (1824 -1901). Político, ensayista e historiador español. Presidente del Poder Ejecutivo de la I República.

    «Reunía prendas eminentes: en guerra era tan esforzado y fiero con los combatientes como generoso con los vencidos; en paz, un rey para sus enemigos y un padre para su pueblo.     Verdadero creyente del Profeta, no olvidaba sus deberes religiosos ni aun en la embriaguez de la victoria ; verdadero genio político de su época, sabía sacrificar su orgullo en aras de la conveniencia política hasta el extremo de ir a pelear personalmente en favor de un rey cristiano.       Conocía los tiempos en que debía guardar y desnudar la espada, el modo de excitar y acallar las pasiones, los medios más eficaces para templar y halagar el carácter de sus súbditos, la difícil manera de presentar humilde al monarca y magnífica y llena de mágico esplendor la monarquía.  
    Más noble aún de corazón que de linaje no reconocía necesidad a la que no atendiere, ni sufrimientos que no aliviase; procuró mejorar constantemente el bienestar de sus vasallos... 
    Si manifestó esplendidez, fue para el mayor prestigio de su trono, no para sí, que se presentó siempre parco no sólo en el traje y en la mesa, sino también en su harén. 
    Sentía gravar con tributos a sus pueblos; y no creyéndose digno de un monarca exigirlos para sus placeres, no los aumentó sino para embellecer con fuentes, baños, colegios y un palacio grandioso en esa hermosa ciudad que eligió por silla de su imperio e hizo rival de Bagdad y de Damasco.
    Quería ser más servidor que tirano de su pueblo. Le daba audiencia dos días por semana en uno de los salones de su alcázar; llamaba a sí jeques y cadíes para la resolución de los negocios del Estado y visitaba a los pobres de los almarrestanes hasta en su lecho de muerte. 
    ...Empezó acreditando su valor enfrente de los muros de Martos..., reparó las fortalezas y organizó su casa y reino ... 
     Reunió en torno suyo un senado de nobles y de ancianos, fundó casas de asilo para la pobreza... Surtió de agua y víveres la ciudad, labró en el campo acequias, fundó numerosas escuelas, abrió las puertas de su palacio a la ciencia y a la poesía, protegió con mano generosa la industria y la agricultura, no perdonó, al fin medio para mejorar el estado de su reino. Conociendo que las costumbres son la base de las leyes, procuró reformarlas y recurrió para ello menos al mandato que al ejemplo; administró por sí su patrimonio, dirigió la construcción de su alcázar, cultivó con sus propias manos los jardines que crecían al pie de sus salones, enriqueció sin cesar su espíritu, obedeció en público la voz del almuédano cuando le llamaba a la plegaria, vistió humildemente, economizó las mujeres en su harén, desterró lejos de sí la afeminación y el ocio, no perdonó sacrificio alguno ni por su Dios ni por su Patria.
     Deseoso de alejar del corazón de sus pueblos los temores de un porvenir incierto y asegurar el triunfo de su dinastía, confió sus hijos a sabios y virtuosos alfaquíes, les instruyó en sus horas de descanso y apenas vió desarrollada el alma del que escogió por heredero de su corona le llamó junto a sí para acostumbrarle a los negocios del gobierno, comunicarle los secretos de su política, inspirarle sus sentimientos y hacerle aceptable para su reino, presentándole como el espíritu que había de sobrevivir a su muerte».

     Arjona quiso honrar su memoria con un monolito, colocado en una planicie, al costado de la Plaza de Santa María, cercano lugar de donde se supone nació Alhamar, y dando vista al horizonte desde donde se descubren las tierras de Jaén y Granada y se suponen las de Málaga y Almería, y al pie de la antigua mezquita.


Vista de la plaza  dedicada al Rey Alhamar, con la torre de Santa María al fondo


    La lápida que reproducimos, decía así: «Sólo Dios es vencedor. Que la gloria corone la memoria de Mohamed Abu-Alhamar, nacido en este lugar, en el año 591 de la Hegíra, de la noble familia de Beni-Nasar. Fue alcaide y rey de Arjona, monarca de Guadix, Huéscar, Málaga, Jaén y Granada. Edificó la Alhambra, plantó jardines, fundó hospitales y fomentó las ciencias, las artes, la agricultura, el comercio y la artesanía. Fue piadoso, valiente y noble. Murió en la batalla el 1273 (d. J. C .)».


Estela dedicada al Rey Alhamar

     También se le recordó con la fundación de una asociación de artistas y escritores, que tomó el nombre de su dinastia “ Los Nazaritas”, extendida a muchos pueblos de la provincia y con representación en Granada, Madrid, Roma y París, y dedicada al estudio de la historia y al fomento de las artes.

    Dando un salto en el tiempo, el antiguo Instituto de Bachillerato, le dio oficialmente su nombre en 1983 hasta su unificación con el I.F.P. “Martín Jimena” en el año 2000. La fusión de ambos centros de enseñanzas medias pasaría a denominarse I.E.S. “Ciudad de Arjona”. Empero, las instalaciones del antiguo Instituto, conservan desde entonces la misma denominación, Rey Alhamar, en  cuyas dependencias se viene impartiendo enseñanzas de I Ciclo de la E.S.O. y Educación Especial. 
Cartela de cerámica colocada en 1990 en la fachada del antiguo Instituto de Bachillerato


Portada del comic sobre el rey Al-hamar, realizado en 1991 por Antonio 
Ceacero Hernández, profesor entonces del C.E.I.P  "San Bonoso y San
Maximiano". La obra, prologada por el ilustre escritor arjonero Juan 
Eslava Galán, fue editada por el Ayuntamiento de Arjona al año siguiente

    (1)El rey Alhamar había emparentado por lazos matrimoniales con la familia de los Banu Asquilula, de la que eran descendientes los gobernadores walis de Málaga, Guadix y Comares.      Las relaciones entre ambas familias no fueron fáciles, pero sobre todo empeoraron tras la muerte de Fernando III, durante cuyo reinado coexistieron pacíficamente musulmanes y cristianos, merced a las treguas pactadas por ambos monarcas. Con la sucesión de su hijo Alfonso X, se abrió una etapa de inestabilidad favorecida por una frágil política de alianzas que abocaba a inevitables cambios de aliados de unos y otros con relativa frecuencia.
     En ese contexto, ambas familias, los Banu Nasr y los Banu Asquilula, pasaban de las alianzas a los enfrentamientos según vieran favorecidos o perjudicados sus propios intereses.
    Parece ser que la designación de Alhamar como sucesor del reino nazarí de su hijo  Mohammad II y algunos nombramientos en puestos de responsabilidad en el ejército a jeques benimerines del norte de África, terminó por enconar a los gobernadores de los walinatos de Málaga, Guadix y Comares, que veían frustradas sus aspiraciones de alcanzar mayores cuotas de influencia en el gobierno del reino nazarí.
    En esa tesitura, éstos buscaron entonces el apoyo castellano e iniciaron sucesivas sublevaciones  y razzias que amenazaban los dominios del rey nazarita; la última de las cuales, la más amenazadora, llenó de indignación a Alhamar que, desoyendo consejos y advertencias, decidió castigarles poniéndose al frente de la expedición. No pudo Alhamar alcanzar el campo de batalla, “a pocas leguas se sintió indispuesto y el disgusto de la traición degeneró en una convulsión fortísima y en un vómito de sangre que acabó con su vida. Expiró en una tienda de campaña que se improvisó en la vega, en los brazos de don Felipe”. Algunas fuentes aseguran que, en el fragor de la persecución, el rey anciano Alhamar cayó del caballo produciéndole una congestión y vómito de sangre que le llevó a la muerte.




Fuentes:

 - Imagen de portada: Busto en bronce del Rey Alhamar, obra del escultor granadino Cayetano Ánibal González.
 -ANALES DE LA CIUDAD DE ARJONA. Santiago de Morales Talero. Madrid, 1965.
 -LOS REYES NAZARITAS DE ARJONA. Santiago de Morales Talero. Consejero de número del Instituto de Estudios Giennenses.   
 -ARJONA: GALERÍA DE PERSONAJES. Antonio Rivas Morales. Granada, 2013. 
 -Wikipedia.  
 -Las imágenes del Rey Alhamar pertenecen al archivo propio del Blog. 
 -La imagen del Escudo de Armas Nazarí, se ha tomado de Wikipedia.
 -La imagen del monolito se ha tomado de la publicación de Dialnet LOS REYES NAZARITAS DE ARJONA. Santiago de Morales Talero.       


domingo, 14 de enero de 2018

'Amor cortés y amor carnal', capítulo 48 de la obra de Juan Eslava Galán, ENCICLOPEDIA ESLAVA


    Delicada cosa es el amor. A mi alrededor veo discurrir el amor en sus diferentes fases, desde la hoguera crepitante de los gloriosos comienzos hasta las yertas cenizas de los tristes ocasos: parejas locamente enamoradas con un amor que vencerá la muerte como en la película Ghostparejas eventuales que se aman como tigres hasta que el amanecer nos separe, parejas que se quieren reposadamente y sin alharacas («Pásame la sal, amor». «Aquí la tienes, cariñito»), parejas invadidas por el tedio, parejas ya indiferentes, sin nada que decirse, parejas que se soportan, parejas que se detestan, parejas que se descalabran con la variedad de objetos arrojadizos que les regalaron los invitados al enlace, parejas que se degüellan con el cuchillo de cortar el pan…, todo ese complejo asunto de los sentimientos y de las relaciones entre hombres y mujeres.

    Así comienza el capítulo 48, -Amor cortés y amor carnal- de la obra ENCICLOPEDIA ESLAVA, publicado en la sección Textos de autor del portal digital Zenda. Un breve recorrido histórico por el origen del amor romántico, el amor cortés medieval, el amor carnal y sus distintas consideraciones en según qué épocas.

    Si deseas continuar leyendo, cliquea aquí.
 


    Fuente: zendalibros.