miércoles, 22 de febrero de 2017

'Pedir limosna para enterrar el cuerpo de D. Álvaro de Luna', en el Museo de Jaén desde 2006

    Desde 2006 se puede contemplar en el Museo de Jaén la obra ‘Pedir limosna para enterrar el cuerpo de D. Álvaro de Luna’, ejecutada por el ilustre pintor arjonero Manuel Ramírez Ibáñez en su etapa de pensionado en Roma por el Ministerio de Asuntos Exteriores del Estado español.
    El lienzo, último de los envíos remitidos desde Roma a Madrid, fue valorado por unanimidad por el tribunal de la Academia de San Fernando con la ‘calificación honorífica’ y le reportaría a su autor, por disposición real de Alfonso XII, un recurso adicional de 500 liras. Su concurso en la Exposición Nacional de Bellas Artes celebrada en Madrid en 1884 fue reconocido con una Segunda Medalla.
    Lección de historia expuesta en clave iconográfica de considerable formato, (360 x 3oo cm.), escenifica un tema recurrente y evocador para los escritores y pintores románticos del XIX,  el trágico fin del Condestable de Castilla, D. Álvaro de Luna, maestre de la Orden de Santiago y valido del monarca castellano Juan II. Su indiscutido poder frente a la nobleza y a los infantes de Aragón derivaría en sucesivos enfrentamientos y dos destierros para el Condestable y acabarían, a la postre, con su caída en desgracia que habría de llevarle al patíbulo. Una orden real dictada por el monarca a quien sirviera le privó de todos sus bienes y le condenó a la máxima pena en ajusticiamiento público, hecho histórico acaecido el 2 de julio de 1453 en la plaza de Valladolid.
     Su cabeza permaneció varios días expuesta públicamente, colgada de una escarpia en el lugar del degollamiento, acompañando sus restos mortales tres monjes franciscanos. Quien poseyera tantos tesoros en vida, hubo de ser enterrado gracias a las limosnas del pueblo recogidas en una bandeja, momento escogido por el artista para recrear este episodio histórico que profundizaba en dos de los aspectos existenciales más atractivos para la cultura decimonónica, la fatuidad de la vida y el claro mensaje moralizante que transmite al espectador, sobrecogido emocionalmente por el trágico fin de una vida, por la más truculenta de las muertes.
    Mostramos en detalles la obra:






    Como se puede observar, la pintura del maestro arjonero, de ambientación cuidada y estudiada meticulosidad en la indumentaria de los personajes, es la única poética de toda su trayectoria artística que está representada en el Museo Provincial de Jaén.


Fachada del Museo de Jaén.  En una de las salas de la Sección de Bellas Artes, (planta superior) alberga una de las 
pinturas de historia más emblemáticas del ilustre pintor arjonero Manuel Ramírez Ibáñez



  BIBLIOGRAFÍA:

 -El pintor Manuel Ramírez Ibáñez, pensionado en la Academia de Bellas Artes en Roma. María del Mar Rodríguez Rodríguez. Universidad de Jaén. 

 -MUSEO DEL PRADO. Enciclopedia. Ramírez Ibáñez, Manuel.

 -El museo provincial recibe en depósito cuatro obras procedentes del Prado. Ideal Digital. 22- 11-2006.

 -Wikipedia. (Imagen de la fachada del Museo).

No hay comentarios:

Publicar un comentario