miércoles, 10 de diciembre de 2014

Gastronomía de invierno: Migas


      Presentamos en esta ocasión un plato antiquísimo, un recurso gastronómico centenario cuyos orígenes hay que rastrearlos en el medievo, en la dieta de los pastores que aprovechaban los restos de pan duro para sazonarlos a fuego lento en un perol mezclados con ingredientes básicos como el agua, la sal, los ajos y el aceite y conseguir de este modo un alimento muy energético.
      Algunas fuentes aseguran que este plato es de origen musulmán, concretamente una variante del “cous-cous”, adaptada en el medio rural como comida principal de segadores y pastores cristianos que le añadían torreznos de cerdo para marcar diferencias con la especialidad árabe y judía.
      En aquel entonces, las migas se preparaban a primera hora de la mañana en el mismo lugar del trabajo sobre las ascuas de una candela echa con leña y se tomaban a cucharadas directamente de la sartén.
       En la actualidad, las migas se suelen acompañar con una gran variedad de recursos, como el pepino, aceitunas, rábano, naranja, sardinas, pimientos verdes fritos, huevo duro, huevos fritos, chorizos, torreznos, panceta, etc., y con alimentos dulces como la uva, la granada o bien sopados en leche o chocolate.

      Ingredientes:

-Pan del día o días anteriores
-Aceite de oliva virgen extra
-1 cabeza de ajos
- Sal
-Torreznos, panceta, trozos de chorizo (opcional)

      Elaboración:

      El día anterior troceamos el pan y lo remojamos de manera uniforme con agua mezclada con un poco de sal.
      Para la elaboración de las migas, calentamos el aceite en una sartén honda y sofreímos los ajos, (los dientes de ajo no es necesario mondarlos, es suficiente con darle un golpecito con el canto del cuchillo) y reservamos.
      Si deseamos añadir trozos de chorizo, panceta y/o torreznos, los freímos en el mismo aceite y reservamos después.
      Añadimos a continuación el pan humedecido y, a fuego lento, no dejamos de voltearlo con la espumadera para evitar que pueda pegarse al fondo de la sartén. Aproximadamente media hora después añadiremos los ajos y continuamos dándole vueltas. Unos minutos antes de que el pan esté suelto y dorado, incorporamos los trozos de chorizo, panceta o torreznos.
      Podemos acompañar las migas con los alimentos salados y dulces antes referidos.


      La imagen de portada es un detalle tomado de www.cocinadeandalucia.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario